En esta línea se investigan soluciones sismorresistentes novedosas basadas en el uso de sistemas de control pasivo. El objetivo principal es controlar el daño en las estructuras en caso de un terremoto severo. Se trata de evitar daños en la estructura principal que soporta las cargas gravitatorias, y concentrarlos en elementos especiales denominados disipadores de energía. Éstos últimos se encargan de disipar la mayor parte de la energía introducida por el terremoto y de limitar los desplazamientos laterales de la estructura principal durante el sismo. Los disipadores de energía son elementos fácilmente sustituibles tras el terremoto, actuando a modo de “fusibles sísmicos”. El uso de “disipadores de energía” ha crecido exponencialmente en la última década en Japón y EEUU tras los terremotos de Northridge (1994) y Kobe (1995), aunque en Europa son prácticamente desconocidos y no se abordan en la normativa sísmica europea actual (Eurocódigo 8).

Profesores del Máster que trabajan en esta línea: (a) han desarrollado nuevos dispositivos disipadores de energía; (b) métodos de proyecto basados en el balance energético de Housner-Akiyama; (c) han intervenido en el proyecto y cálculo estructural del único edificio en España con este tipo de dispositivos (Colegio de Arquitectos de Granada); y (d) forman parte del Project Team que está trabajando actualmente por encargo de la EU en la revisión sistemática del Eurocódigo-8, y que incluye proponer normas para el proyecto de estructuras con disipadores de energía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies